.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 26 de enero de 2017

El riesgo de presencia de Aedes aegipty es muy alto en todos los departamentos, remarcó Lustemberg

 El riesgo de ser picado por un Aedes aegipty es muy alto en todos los departamentos particularmente en los del litoral, Maldonado y San José, dijo en RNU la ministra interina de Salud, Cristina Lustemberg.
 
El Aedes aegipty, repasó, es el vector transmisor de dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla. “Sin mosquito no hay enfermedad” y por eso "la medida de mayor impacto preventivo es la de exterminarlo”, dijo Lustemberg.







Recordó que el dengue es la de mayor presencia en la región y destacó las forma en que Uruguay ha actuado ante la enfermedad, que ha sido efectiva para contener los brotes que se detectaron el año pasado. Valoró la responsabilidad con que la ciudadanía ha respondido a las recomendaciones del Ministerio.

Enfatizó que una de las principales medidas de prevención es la descacharrización y puntualizó que no hay que bajar la intensidad de los cuidados. “Cada dos o tres días” se deben revisar los recipientes en los que pueda haber agua estancada, dijo y recordó algunos de los comunes: recipientes del agua de las mascotas, plato que está debajo de las macetas, recipiente del cepillo de dientes, de las jaboneras y tanques de agua, entre muchos otros.

Fiebre amarilla

Lustemberg recordó que los casos de fiebre amarilla que se han registrado en Brasil se detectaron en el centro del país, en las zonas selváticas. La enfermedad no está presente en toda la zona costera a la que más turismo uruguayo viaja, subrayó.

Enfatizó que la vacuna contra la fiebre amarilla solo es indicada si se viajará a las zonas específicas en que se han detectado casos. Asimismo, es imprescindible vacunarse si se viajará a países que exigen la vacuna para el ingreso, recordó.


Esos son los casos prioritarios para los tres puestos de ASSE en los que se vacuna contra la fiebre amarilla: Montevideo, Salto y Rivera. Una sobredemanda saturaría los vacunatorios y podría perjudicar a quienes más necesitan la vacuna, advirtió Lustemberg.