.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

lunes, 9 de julio de 2018

Entre las promesas y la realidad: Rendición de cuentas y vivienda.

Escribe: Gustavo González, dirigente de FUCVAM

Nuevamente la actual rendición de cuentas demuestra el debe presupuestario en el tema vivienda.
Un 0.48 por ciento del PBI destinado al rubro “vivienda” es, absolutamente insuficiente.
Las promesas de que la vivienda, en algún momento, iba a ser prioridad no son reales.





Por el contrario, además de un presupuesto miserable, no existe rumbo real que permita observar cambios y mucho menos en el corto período de gobierno que está quedando.

Como si esto fuera poco, el gobierno aprobó una nefasta ley, denominada de “interés social”, subsidiando las millonarias ganancias de las empresas constructoras exonerándolas de todo tipo de impuestos.

Un derecho humano fundamental como la vivienda tiene un claro tratamiento de mercancía dejando librada la satisfacción de la vivienda, a lo que pueda dar el “mercado” para satisfacer la demanda, cuestión ridícula.

Seguimos sin tener un Fondo Nacional de Vivienda lo que demuestra una política totalmente errática en un país que siempre fue ejemplo en el tema en cuanto a que a la vivienda se le otorgaba  como debe ser, una financiación específica.

Por su parte en el país se cuenta con la invalorable experiencia del cooperativismo de ayuda mutua, reconocida internacionalmente, y en vez de apostar fuertemente a ello se optó por nuevos inventos de Programas sin ninguna sustentabilidad como lo es el Plan Juntos, que se basaba en la peregrina idea de que los capitalistas se sensibilizarían frente al drama de la vivienda y aportarían desde sus arcas.

Se exonera el IVA a las empresas constructoras y al Cooperativismo no, se le aumentaron los intereses de préstamos a las Cooperativas del 2% al 5,12%, como muestra clara de que no es cierto que se haya apostado a ello.

Obviamente que está cada vez más claro que desde el Ministerio de Economía, no se quiere tocar al capital y los ajustes van sobre las espaldas de los asalariados. Esto se refleja claramente en la actual rendición de cuentas presentada por el Poder Ejecutivo.

La salida al tema está en las manos de las organizaciones del campo popular que se encaminen a un plan de acción consecuente contra la rendición de cuentas. Son muchos los gremios en conflicto y se hace indispensable la unificación de las luchas para cambiar el rumbo.

Educación, salud y vivienda deben de ser temas centrales para un gobierno que se reclama de izquierda.
FotoLaDiaria
Fuente Periódico Claridad.