.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

lunes, 9 de julio de 2018

Más de la mitad de los padres separados no aporta dinero a sus hijos.

Más de la mitad de los padres separados no aporta dinero a sus hijos. Siete de cada diez padres que no tiene contacto con sus hijos es por voluntad propia.


Estos datos se desprenden de un  estudio encargado por el Ministerio de Desarrollo Social, el ministerio de Salud Pública, el INAU, el Instituto de Estadísticas y el programa Uruguay Crece Contigo, divulgado por el diario El País este domingo.

La llamada  Encuesta de Nutrición, Desarrollo Infantil y Salud, es de alcance nacional y  se realiza cada dos o tres años para comparar los cambios en los datos.





La mayoría de los niños que tienen a sus padres separados vive con la madre. El 28 % de los niños no vive con sus dos padres y más de la mitad de los padres separados no realiza un aporte económico para sus hijos.

Pablo Mazzini, director de Uruguay Crece Contigo del Mides dijo a Informe nacional que los datos preocupan mucho y que desde los organismos del Estado se está trabajando desde el Sistema Nacional de Cuidados, y en un cambio cultural para lograr la corresponsabilidad ante la paternidad y la maternidad.

“Hay que reforzar los hogares que van creciendo con jefatura femenina con una oferta de cuidados que permitan dar más autonomía económica”, dijo.

Hay varios datos que mapean la realidad de los niños uruguayos que tienen a sus padres separados y que confirman que la responsabilidad de mantener, contener y solucionar lo cotidiano recae sobre las madres.

La mayoría vive con la madre y el 85% de los padres no aporta para reparaciones del hogar, pago de alquileres y otros detalles de la vivienda de su hijo.

Entre los chicos que viven solo con la madre, 32% no tiene contacto con el padre, 21% lo ve una o dos veces a la semana y 13,54% lo ve a diario.

Cada vez hay más niños que no tienen vínculo con su padre. De la última encuesta a esta aumentó del 27% al 34% y el principal motivo es que el padre no quiere tener contacto.

Esto se da en un 68% de los casos, es decir, en siete de cada diez padres. Este es un dato más que preocupante, señaló Mazzini. “Tenemos que procesar esto como sociedad y cambiar un sistema machista que hay que romper (…) esto se suma a la violencia con que se trata a los niños también”.

Para las organizaciones sociales que trabajan con niños y mujeres jefas de hogar y que reclaman la presencia y el pago de pensión alimenticia por parte de los padres, estas cifras demuestran que se está lejos de entender socialmente qué significa la responsabilidad compartida y la posibilidad de que una ley de tenencia compartida sea efectiva.

Los datos de la encuesta señalan que el 26%  de los niños nunca vivió con el padre y solo 0,29% vive en un régimen de tenencia compartida entre padre y madre. Además, cuatro de cada diez niños tenía menos de un año cuando dejó de convivir con su padre biológico o adoptivo.

EL diputado del Partido Nacional Rodrigo Goñi, autor del proyecto de tenencia compartida que se está debatiendo en el Parlamento, dijo a Informe nacional que “el Estado falla en la política de revalorizar la familia”.

Que los padres no aporten la pensión alimenticia es terrible e injustificable, pero a su juicio otras legislaciones en otros países en torno a la tenencia compartida han logrado bajar estas cifras, sostuvo.

En otro punto la encuesta señala que la relación de los niños que viven solo con su madre con la familia por parte de padre también se ve afectada. Cuatro de cada diez niños (un 38,8%) no ve “nunca” a sus abuelos paternos.

El vínculo de los padres con sus hijos muchas veces reproduce el suyo con sus propios padres, sostuvo el diputado Goñi, para quien el valor del rol de la paternidad está desprestigiado, en nuestro país y en el mundo.