.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 7 de enero de 2016

MSP diseña acciones para reducir morbimortalidad de enfermedades no transmisibles y de VIH

“Mermar la carga prematura y evitable de morbimortalidad y discapacidad”, que está entre las metas del Gobierno en materia de salud, implica atacar las causas que llevan a las muertes en la niñez y acentuar la lucha contra el cáncer, los males cardiovasculares, EPOC y VIH/sida, así como complicaciones por hipertensión arterial y diabetes. También alude a fallecimientos por violencia de género, siniestros viales o suicidios.

Entre los Objetivos Sanitarios Nacionales 2020, presentados por las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MSP) (ver nota relacionada), se destaca el vinculado a la necesidad de disminuir la carga prematura y evitable de morbimortalidad y discapacidad.






Entre los resultados esperados, se apuesta a la reducción de la carga de morbimortalidad de las enfermedades no transmisibles prevalentes, lo cual incluye reducción de 4 % de la cantidad de fallecimientos por cáncer de personas menores de 70 años, con énfasis en las muertes prematuras.

Se procura, además, disminuir las complicaciones de la hipertensión arterial, la mortalidad precoz por enfermedades cardiovasculares, como cardiopatías isquémicas y por accidente cerebrovascular (ACV) entre los 30 y los 69 años de edad.

En el plan presentado a fines de diciembre por el MSP también se apela a disminuir las complicaciones crónicas de la diabetes. La meta 2020 implica aumentar la captación precoz del diabético y disminuir las complicaciones vasculares y neurológicas de estos pacientes.

A través de un plan integral de atención de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se procura reducir la mortalidad por esta causa.

Otra de las metas trazadas para cumplirse entre 2015 y 2020 tiene que ver con la disminución de la mortalidad y morbilidad infantil neonatal, con énfasis en las causas vinculadas a la prematurez. El Gobierno de Tabaré Vázquez confía en que es posible consolidar la tendencia decreciente de mortalidad infantil neonatal.

La baja de la morbimortalidad provocada por el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), causante del sida, es otros de los objetivos prioritarios. La cifra hoy se ubica en 5,3 cada 100.000 habitantes y se aspira a reducirla 30 %.

Cabe consignar que se registran 987 nuevos casos de VIH por año y la meta es bajar 15 % la incidencia del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

Se pretende, además, aumentar de 75 % a 90 % la tasa de personas con VIH diagnosticados e incrementar la cobertura de la terapia antirretroviral en personas con VIH (en el presente es del 40 %).

Entre las metas planteadas por el MSP se incluye bajar la morbimortalidad vinculada a la violencia basada en género y generaciones, lo cual implica ejecutar un plan de acción entre 2016 y 2019, y también la cantidad de muertes y lesiones por siniestralidad vial.

Se aspira a bajar 30 % la mortalidad por siniestros viales, que actualmente se ubica en 15,6 cada 100.000 habitantes, y a implementar, a través del Sistema Nacional de Tránsito (Sinatran), un Registro Nacional de Lesionados.

La estrategia incluye disminuir la incidencia de suicidios, y para ello propone la implementación de un plan de prevención. La cifra hoy alcanza los 16 cada 100.000 habitantes de Uruguay.