.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

viernes, 24 de junio de 2016

En Uruguay hay 136.000 "Sin Sin".

En Uruguay hay 136.000 jóvenes sin posibilidades de acceso a los servicios y a lugares de trabajo dignos.No se les ofrece posibilidades de estudio ni de trabajo de calidad señalò el sociólogo Luis Eduardo Morás .


“Se terminó la posibilidad de la movilidad social ascendente” según la que con trabajo y educación las personas puede a salir, apuntó el especialista. Esa situación genera “un componente de frustración que es el que provoca los fenómenos de violencia”, dijo Morás.






“El problema tiene que ver con cómo nos relacionamos con el otro”, y hay un retroceso en ese aspecto que, en la educación formal, ya no solo se da entre lo público y lo privado sino también entre las escuelas del Estado. Las escuelas de las zonas marginales tienen rendimientos menores que las costeras, marcó.

Cada vez más, el lugar de nacimiento determina el trayecto de vida. Las personas de diferentes estratos socioculturales ya no se integran y se favorece cada vez menos el reconocimiento del otro como un prójimo. “Eso en el largo plazo se paga”, sostuvo.

Los marcos normativos de la convivencia, agregó, se basan en una socialización compartida. Pero si no son comunes, “las sanciones que se puedan poner no van a ser efectivas porque no existe convicción” de que se es parte de la ciudadanía.

Más que la educación, agregó acerca de los caminos de integración, lo que abre oportunidades son las redes de contacto.

Apuntó que para superar esas situaciones deberían generarse posibilidades de acceso a los servicios y a lugares de trabajo dignos.