.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

miércoles, 16 de noviembre de 2016

RADA :"No es casualidad que haya hecho un 'Candombe Para Gardel' siempre amé el tango.

Este viernes el genial compositor, percusionista, cantante y actor Rubén Rada presenta en el teatro 25 de mayo a las 20 .30hs : Tango, Milonga y Candombe. Tres géneros de un mismo origen nacidos en las orillas del Rìo de la Plata. 

Rada le dijo a Rochaaldìa que existen pocas músicas que lo emocionen tanto cantar como este género. "Me crié de chiquito escuchando Radio Clarín y viendo todas las películas de Gardel. Desde "Cuesta Abajo" hasta "El Día que me Quieras".  La milonga aprendí a amarla por ese gran compositor uruguayo que es Pintín Castellanos (autor de "La Puñalada -entre otras genialidades) y el candombe lo llevo de familia, desde la Comparsa Morenada lo llevo dentro. Soy parte de eso. Vengo de ahí. A veces me siento que todo lo que compongo es candombe.

Con el tiempo me he dado cuenta que Rada siempre es Candombe."


El artista se declara amante de los ritmos tradicionales de esta región del mundo, del mestizaje, las cruzas y la fusión.

Rada nos invita a divertirnos este viernes en el teatro dónde lograrà  juntarme con un seleccionado de músicos jóvenes, de otra generación, que también son amantes de estos géneros.

Gustavo Montemurro: acordeón
Guzmán Mendaro: guitarra
Nicolás Ibarburu: guitarra
Poly Rodríguez: guitarra
Lobo, Noé y Ferna Nuñez: percusión


En Tango, milonga y candombe, el ùltimo trabajo de Rada en , hay un reencuentro entre el músico y su parte más visceral. Es un disco doble bien resuelto, grabado en el estudio que fundó junto al tecladista Gustavo Montemurro, y que recoge lo mejor del repertorio ya fogueado en vivo en los espectáculos con el mismo nombre que ofreció en la Zavala Muniz y en la sala grande del Teatro Solís. A su talento innato para el candombe se suma como valor agregado su genial expresividad (personalísima) para el tango y la milonga. Un gran acierto, muy valioso, que marca otro mojón en su carrera. Es de esos discos que son como la huella digital del artista. En eso nunca se equivocó su esposa, Patricia, quien —como reseña el propio Rada— siempre le dijo "¡dejate de jugar al pop y hacé lo que sabés, tango y candombe!".

Tal vez por eso ve este material como "una cuenta pendiente con Uruguay".


"A mí me tienen como el candombero pero nunca grabé un disco de candombe entero, salvo la experiencia de Pa los uruguayos que hice en Argentina con Litto Nebbia", dijo en entrevista con El País. "La cuenta pendiente del tango era conmigo mismo, porque siempre me gustó y buscaba el momento pero nunca llegaba".

Los antecedentes más claros son su versión de El día que me quieras en Montevideo y Cuesta abajo y Anclao en París en Candombe Jazz Tour.

"El tango es de los negros", subraya. "Viene de la palabra tangó con acento en la o y refiere a una reunión de negros. Se tocaba en Buenos Aires, La Plata, Montevideo y Rosario, en los cuatro puertos. Los negros venían como esclavos y algunos quedaban en las ciudades, mientras que a otros los mandaban a trabajar al campo o a las estancias. Los que quedaban en las ciudades se juntaban en los quilombos a hacer música y a encontrarse con las mujeres. El candombe es traído por los negros y la milonga es hija del candombe. Por eso pido cancha, porque nunca hubo negros cantantes de tangos, o yo no los conocí porque los mandaron a todos a la guerra del Paraguay".

Escoger el repertorio fue sencillo porque es "gardeliano a muerte" desde que en su casa de la infancia, a las siete de la mañana, todos los días despertaba con la radio en Clarín. "Elegí varios tangos de Gardel y le quise hacer un homenaje a Cacho Castaña, no porque esté mal de salud, sino porque hizo unos tangos divinos. Café la humedad lo hice al estilo Bajofondo, ¡pero a los músicos les dije que éramos Alto Frente!, (se ríe). Después está Gardenias, una habanera que termina con un arreglo piazzolesco", enumera. Uno de los puntos altos del álbum es cuando pone a dialogar a Alfredo Zitarrosa con Atahualpa Yupanqui en su sentida versión de Milonga para una niña que absorbe fragmentos de Los ejes de mi carreta.

Por otra parte, le dio tratamiento tanguero a Candombe para Gardel y tratamiento milonguero a Soy del Cuareim, otro candombe. "Este disco es un regalo para los que tienen mi edad o son más veteranos. En México Luis Miguel y Thalía han grabado rancheras, eso es para homenajear las raíces y hacer que no se pierdan. Acá cumplo con esa tarea. Me alegró saber que Ruben Blades también grabó un disco de tangos, ¡qué divino!", agregó Rada, diciendo que "es una música maravillosa que debe ser respetada y tocada tanto como la música clásica y el jazz".