.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 6 de abril de 2017

Asì operaba la banda del "NEW BALANCE".El buen Olfato de DOGO.

A raíz de una información confidencial recibida a principios de noviembre de 2016 por parte del GRIA, se tomó conocimiento de la existencia de una presunta organización dedicada al contrabando de mercaderías, cuyas maniobras se desarrollaban desde la ciudad fronteriza de Chuy, hasta Rocha y otros Departamentos.




Una vez comprobada la existencia real de dichas personas y la correspondencia de lugares y vehículos, se dio aviso a la Juez Letrado en lo Penal de Segundo Turno de la ciudad de Chuy.






A medida que la investigación avanzaba, se comenzaron a recabar distintos elementos que daban la pauta que un funcionario del Ministerio del Interior se encontraba involucrado en éstas conductas, las que los investigadores entendían que debían ser analizadas por la Juez del caso, ya que podrían constituir alguna figura delictiva


Paralelamente, se constató que otro hombre relacionado con el investigado trasladaba mercaderías de procedencia irregular utilizando medios de transporte interdepartamental de pasajeros.

Este individuo, con la ayuda de un lugareño, realizaba las compras en la frontera, las que luego eran cargadas en ómnibus, en ocasiones, en compartimentos ocultos, para luego ser trasladadas hasta diferentes destinos, principalmente, hasta la ciudad de Montevideo, maniobras que se venían realizando desde hace más de tres años.


En los referidos destinos existían distintos clientes, los que generalmente acordaban de forma previa las cantidades y los costos de lo adquirido.

La indagación permitió establecer los horarios y recorridos del ómnibus involucrado en la maniobra, el cual lograba sortear los controles aduaneros existentes en la zona. Esto también ameritó la investigación correspondiente.

Del mismo modo se logró determinar la participación del padre del chófer del ómnibus, también funcionario de la misma empresa, en las maniobras fraudulentas.


Una vez obtenida toda la información, se dio comienzo con la llamada “Operación Dogo”, la cual contó con la colaboración de personal de Asuntos Internos del Ministerio del Interior, personal de Investigaciones de Chuy y funcionarios de la Jefatura de Rocha.

El día 3 de abril, en horas de la tarde, se procedió a la detención de un ómnibus, que se desplazaba por la Ruta Nacional N°19, en la cercanía del pueblo 18 de Julio.

Allí se constató que transportaba bebidas alcohólicas, ello fue la confirmación esperada para la intervención de otros equipos ya instalados en puntos claves, donde se detuvo a más involucrados, inclusive realizando allanamientos en distintos domicilios y interceptar otro ómnibus, en la ciudad de Castillos.

Entre los detenidos se encontraban dos chóferes, un guarda,  una funcionaria aduanera, seis presuntos compradores, la concubina de un chófer y un policía, un hermano de este último, un lugareño que hacía las compras y un exfuncionario de la empresa de ómnibus.

Las Jueza actuante y la representante de los Ministerios Públicos dictaminaron el día 5 de abril el procesamiento de 11 personas, 3 de ellas con prisión y las restantes ocho sin prisión.

A cuatro de los procesados se les imputó un Delito de Asociación para delinquir en concurrencia fuera de la reiteración, con un delito continuado de contrabando, especialmente agravado.

Por otra parte, uno de los chóferes se lo encontró responsable de un delito de contrabando, una funcionaria aduanera fue procesada por un delito de utilización indebida de información privilegiada y a los restantes procesados se les tipificó un delito de receptación.

Foto Fernando G Pose.