.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 9 de agosto de 2018

Investigadora Rochense estudia en Suiza evolución de las bacterias a partir de modelos matemáticos.

Magdalena San Román es de La Coronilla, Rocha, y cursa actualmente su doctorado en Suiza, en el Wagner Lab Research, University of Zurich, Institute of Evolutionary Biology and Environmental Studies.

San Román contó a Sobreciencia RNU que comenzó su carrera como bioquímica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República (UdelaR) y que luego se volcó más a la computación y a las matemáticas. En Suiza cursa su doctorado estudiando la evolución de las bacterias de manera teórica, utilizando la computadora y la matemática.






“Empecé como bioquímica, eso fue lo que estudié en Uruguay, después hice mi maestría en biofísica, me pasé un poco a la computación y cosas más matemáticas. Pero ahora estoy haciendo el doctorado en evolución. Trabajo constantemente con la computadora, haciendo cosas más matemáticas”, dijo.

La científica contó que lo que hacen en el laboratorio es, utilizando la computadora, sin tener que hacer experimentos, simular posibles vías evolutivas de las bacterias para tratar de descubrir cómo los organismos van pasando de uno a otro. Investigar este aspecto de la evolución de bacterias podría ser el comienzo del camino para entender por qué generan resistencia y para desarrollar los fármacos adecuados para combatirlas.

“Estamos estudiando lo que se conoce como evolución ‘sin patria’ de bacterias.

Lo que significa que estas bacterias evolucionan sin que la población se separe geográficamente, están todas las bacterias juntas, empezamos con las bacterias igualitas y al dejar pasar el tiempo lo que encontramos es que se ven dos poblaciones con algunas diferencias. Es como el principio de especiación de una población de bacterias”, explicó.

“Ese proceso se ha visto experimentalmente. Los investigadores mantenían en el tiempo una población de bacterias y constaban que divergían en dos poblaciones distintas.

Este experimento se repitió varias veces y siempre se observaba el mismo resultado.


Entonces estamos tratando de reproducir eso pero utilizando la computadora, a ver si logramos entender por qué siempre llegamos a ese mismo resultado final. Ver si es porque hay un camino más sencillo, o cuál es la explicación para eso”, agregó.

San Román dijo que es una afortunada, porque en Suiza este aspecto “más teórico” de la ciencia está más avanzado y cuenta con laboratorios que tiene años de experiencia y mejores equipos.

También expresó su deseo de volver a Uruguay para incentivar esta rama científica en nuestro país.

“Además de las cosas que he aprendido acá de biología, computación y evolución, es compartir con gente de otras partes del mundo; de China, EE.UU, de Europa.

Es algo muy lindo, muy enriquecedor. Una de las cosas que me gustaría es incentivar en Uruguay esta rama de la ciencia, justamente lo que falta en nuestro país son recursos para comprar equipos y materiales.

Y justamente, el tipo de ciencia que estoy desarrollando acá, es una ciencia muy barata. Me gustaría volver e intentar transmitir esto, y llevar lo que he aprendido no solamente para formar gente a nivel de doctorado, sino también para intentar modificar las cosas que creo que harían mejor a la carrera de grado en el Uruguay”, dijo.
rnu