.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

miércoles, 18 de marzo de 2015

Lo que nos gusta.

Según el Ministerio de Educaciòn y Cultura aumentó la lectura, y quienes están leyendo más son los jóvenes.

 En lo que más invierte tiempo libre la gente es en consumir televisión y reunirse con amigos.
 Los resultados de la encuesta sobre imaginarios y consumos culturales a la que pudo acceder Rochaaldia  permite mostrar una secuencia en el comportamiento de consumo de cultura de la población.



Hoy Internet es la ventana cotidiana de acceso a la información y la cultura de prácticamente la mitad de los uruguayos . Aún así, en la ‘era de la información’, llama la atención que un 11% de los uruguayos aún no sepan que es Internet y casi un tercio de los mismos manifiesten no utilizar nunca la red. 


El 26.5 % de la población de Rocha asegura usar internet a diario.


El carnaval ha sido largamente asociado a la identidad de los uruguayos y constituye un
ejemplo paradigmático de una expresión culturalmente diversa, de origen popular y actual
transversalidad social. Murgas, revistas, parodistas, lubolos y humoristas dan cuenta de aristas
distintas del carnaval a partir de diferentes convocatorias: desfiles, concursos, tablados, emisiones
televisivas, etc. 
No obstante, sólo un 30 % de la población del departamento de Rocha asiste a espectáculos de carnaval y que asistir al cine alguna vez en el año es una experiencia que supera al 16.3 % de la población.

La asistencia a espectáculos en vivo recorre diversos universos culturales: cultos, populares y masivos. Cabe destacar el importante rol que ocupa la música nacional y expresiones consideradas parte del ‘patrimonio’ cultural local y regional entre los intereses de los uruguayos.

El libro no ha muerto .

La muerte del libro y la extinción de los lectores son lugares comunes en los debates contemporáneos sobre las prácticas de lectura. Se sostiene que las personas leen cada vez menos y que se tiende a abandonar el formato del libro impreso, a su vez que se especula sobre las consecuencias apocalípticas que este cambio provoca en la sociedad.

La lectura de algún libro año aumenta desde el año 2002 al año 2014.

En el año 2014, los ciudadanos del departamento de Rocha  declaran leer regularmente (varios y algún libro al año) suman 46.9% mientras los lectores no frecuentes se declara el 53.1 % de la población.

En comparación con el año 2009 “lectores frecuentes” aumentan en el 2014 pero en porcentajes que no llegan a equiparar a los del año 2002 donde el porcentaje se ubicó en un 55%.
Los “lectores no frecuentes”  aumentaron de manera constante, los aumentan en el 2009 para bajar en el 2014 pero en porcentajes que no alcanzan los del 2002 45%.

La posible extinción del hábito de lectura de material impreso es uno de los puntos fuertes del
debate en torno a las prácticas de lectura actuales.


Música. Sobre gustos y disgustos musicales

El gusto por la música es una de las expresiones que traduce de forma más intensa la identidad
cultural individual y social de las personas.
 No obstante, analizar el consumo musical en
los años presentes advierte el sincretismo de las expresiones musicales y las dificultades de
establecer los límites entre las categorías: ¿qué es hoy escuchar folklore? ¿dónde clasificar el
tango electrónico? ¿qué artistas se definen bajo la expresión de MPU? ¿qué abanico de sonidos
y estéticas traducen el “rock/pop”? 
Y por contrapartida ¿qué significado social tiene preferir la cumbia o la música clásica? ¿el folklore o el rock/pop? ¿el jazz y el blues o la música melódica?

Buena parte del debate contemporáneo sobre el consumo musical gira en torno a este tipo
de preguntas, que en lo sustantivo refiere a los márgenes de autonomía de los individuos para
definir sus gustos musicales en relación a los condicionamientos sociales (Bourdieu: 1979,
Peterson: 1996), la capacidad de innovar y experimentar un amplio espectro de géneros musicales
y la influencia de la globalización y mundialización de la cultura (Ortiz: 2004) en la
definición del gusto frente a la tradición y la cultura popular local. Gustos más bien eclécticos
y cosmopolitas confrontan con otros más conservadores y parroquiales en las identidades musicales
(Gayo y Teitelboim, 2009) .

En primer lugar, el folklore es el género que recibe más menciones entre los Rochenses  alcanzando el 38.8%. El dato da cuenta de la jerarquización de las tradiciones culturales en lo que a música se refiere. En este mismo espectro, se destacan las preferencias por la música popular, por la música típica/tango.

La cumbia sigue en orden de preferencias, captando el 26.5 % de las menciones. 

La música tropical aporta un clima social de fiesta y alegría asociada a su espíritu bailable.
 Si bien ha sido clave en la cultura popular en Uruguay, las variantes más recientes de la cumbia regional –tales como la cumbia villera argentina y la cumbia plancha uruguaya– han despertado una intensa polémica social

El rock/pop muestra  poca aceptación a nivel departamental  acaparando el 4.1 % de las preferencias. 

El rock/pop traduce la búsqueda de placer y diversión; amalgamándolas claves contra-hegemónicas clásicas del rock con la sintonía del pop por el status-quo. 

La ecuación revela las influencias de las industrias culturales y los procesos de globalización, así como una constelación de ‘alianzas afectivas’ de integración social y diferencia cultural (Grossberg: 2010).

En estas alianzas cabe indagar cuan importantes han sido algunas bandas nacionales, los festivales de rock y los mega-eventos musicales en los años dos mil para valorizar el género en los últimos años.


Un 8.2 % elige música clásica ,este nivel de preferencias confirma su presencia entre los gustos musicales de los uruguayos dando cuenta de sensibilidades diversas frente a la música –probablemente más vinculada a la búsqueda de relax y distensión que al movimiento y la diversión–. Por otra parte, también constituye una expresión de status y distinción social.  

En resumen, los datos muestran un escenario variado de gustos musicales entre los uruguayos que contempla por un lado las diversas variantes de la música tradicional nacional –folklore, MPU, tango, etc.–, los ritmos festivos que ofrece el universo tropical a nivel popular y las diversas claves del rock/pop, en resumen una amalgama de expresiones propias e influencias de la cultura global.


Perfil social de los gustos musicales en nuestro paìs.

El gusto musical de los uruguayos traduce diferencias por sexo, edad, nivel educativo y de ingresos.
Disparidades en el nivel de ingresos también permiten visualizar diferencias en el gusto musical. 
Aquellos que se encuentran en los hogares de menores ingresos (hasta 15.000 pesos mensuales) prefieren el folklore (33,2%), la cumbia (23,1%) y la música tropical o salsa (18,2%). 
Los uruguayos en hogares de ingresos ‘medios’ (De $ 15.001 a $ 30.000 pesos mensuales) concentran sus preferencias en el folklore (30,3%), rock/pop (22,3%), la música melódica,
romántica y boleros (20,2%).
 Aquellos de mayores ingresos (Más de $ 30.000 pesos mensuales en el hogar) muestran un perfil de gustos algo diferenciado: concentran sus preferencias en el rock/pop (32%), la música popular uruguaya (24,5%) y la música clásica (23,2%).


Datos Observatorio Universitario de Políticas Culturales