.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

miércoles, 20 de enero de 2016

Niño fue mordido por una víbora .

Un niño  fue mordido por una víbora ponzoñosa en un área de camping de La Fortaleza. El menor llegò junto a su familia desde Rivera ,para disfrutar de sus vacaciones en esa zona de nuestro departamento.


Ahora  se encuentra internado en el Sanatorio Comero Iampp recibiò  el antiveneno (suero)con la finalidad de  neutralizar al veneno circulante se encuentra fuera de peligro informaron a Rochaaldìa desde el nosocomio.En las próximas horas serà dado de alta.

El suero neutraliza miligramos de veneno, ya que va dirigido a la cantidad de veneno inoculado por el ofidio y éste no está relacionado con el peso del accidentado.


Debe recordarse que el accidente en el niño suele ser más grave señalaron nuestras fuentes .

El Ministerio de Salud Pública registra unos 80 casos de mordedura por año que requieren uso de suero antiofídico, el cual se distribuye en todo el país de acuerdo a la frecuencia de accidentes de mordeduras de serpientes. Se deja en lugares que tengan las condiciones para realizar los exámenes de sangre necesarios en casos de mordeduras de serpientes y que dispongan de elementos para asistencia de emergencia en casos de complicaciones.

En el ministerio estiman que desde cualquier punto del país se está a menos de dos horas de un centro de salud que cuenta con stock de suero antiofídico.

Las  especies.
Los casos más frecuentes de mordeduras de ofidios que se dan en Uruguay son los de yaras y cruceras.

Otro animal ponzoñoso que hay en el país es la coral, pero se registran poquísimos casos de mordedura de esta especie, uno cada varios años.

Una variedad que se encuentra en el Valle del Lunarejo y para cuya mordedura se usa un tipo de suero antiofídico especial y difícil de conseguir, es la cascabel. Esta especie emite un fuerte sonido característico antes de atacar, por lo que hay alejarse inmediatamente al escucharlo.

En invierno hay menos personas subiendo y bajando cerros como actividad turística o deportiva y se reducen también algunas actividades de los trabajadores rurales, lo que incide en una menor cantidad de casos de mordeduras de ofidios, informaron desde el Ministerio de Salud Pública.