.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 11 de agosto de 2016

“Sin trabajadores no hay empresas, pero sin empresas no hay trabajadores.”

La gremiales empresariales y comerciales de Maldonado y Rocha expresaron a través de sus titulares, José Pereyra de Brun y Martín Rodríguez “la necesidad de considerar que el aparato productivo está formado por empresas y trabajadores y que si uno de los sectores se ve agobiado con cargas arbitrarias y excesivas, producto de mecanismos de presión política, y al mismo tiempo se cambian imprevistamente las variables económicas con que se desarrolla el aparato productivo, las empresas y comercios se verán obligados a iniciar un plan de acciones que analizará la situación y buscará aplicar medidas concretas que seguramente terminarán afectando tanto a empresas como a trabajadores.”

Estas manifestaciones fueron motivadas por los contenidos de la carta que el Presidente Vázquez le enviara al movimiento  sindical, donde el titular del poder ejecutivo se aparta del diagnóstico que el mismo gobierno realizó y que, a criterio del sector productivo, dificultará aún más la situación de las pequeñas y medianas empresas del país en cuanto a hacer frente a los costos salariales, que se encuentra agravada por los aumentos impositivos previstos en el Proyecto de Ley de Rendición de Cuentas y los nuevos anuncios de mayores cargas impositivas para el sector empresarial.  

“Hay que entender - dijeron Pereyra de Brun y Martín Rodríguez  - que sin trabajadores no hay empresas, pero sin empresas no hay trabajadores.”





Las manifestaciones de ambos dirigentes están en línea con la declaración emitida hoy por la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay - de la que ambos son miembros – e indicaron que Maldonado y Rocha, que además componen CRECE (la Cámara Regional de Empresarios del Este) presentarán elementos de análisis y datos específicos ante la Cámara Nacional de Comercio y Servicios para aportar al análisis de las consecuencias de estos anuncios del Gobierno y a las medidas y posturas que el sector adoptará.

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay (CNCS) expresó en un comunicado que "lamenta que el diálogo del señor presidente solo contemple las aspiraciones del sector trabajador" – en referencia a que Vázquez aceptó mantener los lineamientos de 2015, que implican que los salarios aumenten hasta 1,5 puntos sobre lo que hoy está vigente. A raíz de esto, la CNCS expresó que "el cambio de criterio se aparta del diagnóstico que el propio Poder Ejecutivo realizó", sobre todo teniendo en cuenta el "momento económico que vive el país".

Ante estos anuncios la CNCS expresa a la opinión pública:

1)    Que en su momento manifestó compartir las pautas salariales fijadas por el Poder Ejecutivo para esta ronda de negociación, en el entendido de que intentaban interpretar adecuadamente el momento económico que vive el país. Hoy lamentamos el cambio de criterio anunciado que se aparta del diagnóstico que el propio Poder Ejecutivo realizó y que a nuestro juicio dificultará aún más la situación de las pequeñas y medianas empresas del país en cuanto a hacer frente a los costos salariales para los próximos años y alcanzar los acuerdos en Consejos de Salarios.

2)    Que esta situación se ve agravada por los aumentos impositivos previstos en el Proyecto de Ley de Rendición de Cuentas y los nuevos anuncios de mayores cargas impositivas para el sector empresarial.

3)    Que lamenta que el diálogo del señor Presidente sólo contemple las aspiraciones del sector trabajador y no considere la situación de elevados costos salariales y de otra índole que soportan las empresas uruguayas comprometidas con los empleos de calidad.


4)    Que en su mérito, convocará al sector empresarial, a efectos de analizar las consecuencias que estos anuncios tendrán en la futura negociación y establecer la postura definitiva a este respecto.