.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

viernes, 9 de junio de 2017

En lo que va del año 23 personas fallecieron en incendios.

Según datos que brinda la Dirección Nacional de Bomberos (DNB), en lo que va del año 2017 han habido 23 personas fallecidas en incendios, de los cuales 6 están directamente vinculados al mal uso o falta de mantenimiento de los aparatos para calentar ambientes. En ese sentido, la DNB recomienda ahondar en la prevención.

La vocera de esa Dirección, subcomisaria Mariela Vivone, dijo a UNICOM que se apunta a concientizar acerca de los peligros que existen, con el fin de reducir la cantidad de incendios y fallecidos por estas siniestralidades. "Una actitud preventiva es el mejor camino para que estos episodios no ocurran", sostuvo.





De acuerdo a los datos estadísticos aportados por la DNB, en el año 2014 fallecieron 28 personas en incendios, mientras que en el 2015 fueron 24 y 58 en el 2016. Vivone indicó que "alrededor de un 40 por ciento de los fallecidos en los incendios ocurridos el año pasado, fueron por estas causas".

Recomendaciones de la DNB

• Colgar o acercar ropa a las estufas o calefactores puede generar un incendio de rápida propagación.

• Evitar utilizar el horno para calefaccionar ambientes.

• No conectar equipos eléctricos (de cualquier tipo) más allá de la capacidad de la línea.

• Dormir con estufas a combustión encendidas puede provocar gases nocivos para la salud o mismo un incendio.

• No guardar o acercar líquidos inflamables cerca de los artefactos a gas.

• En caso de utilizar calefacciones a llama, se recomienda dejar abierta una rendija de la ventana, para que se ventile el lugar.

• El uso de braseros o fuego para calefaccionarse en el interior de las viviendas genera altas concentraciones de monóxido de carbono, su uso en el interior de los hogares es altamente peligroso para la vida de las personas y los animales. No es recomendable utilizarlos.

• Sobrecargar sistemas eléctricos con equipos de calefacción puede provocar un cortocircuito y un posible incendio. Por eso, la revisión de los consumos de los aparatos eléctricos y el chequeo de las instalaciones de la vivienda es una buena práctica de prevención. La mayoría de los incendios de origen eléctrico se producen por sobrecarga o aparatos en mal estado.

• El mantenimiento de los equipos de calefacción disminuye considerablemente el riesgo de incendios. Antes de usarlos debemos revisar el estado en el cual se encuentran, así como también chimeneas y ductos.

• Procure no dejar nunca al alcance del fuego elementos que puedan arder, como por ejemplo manteles o cortinas.

• Asegurarse de que su calentador y/o caldera de gas haya pasado la inspección técnica correspondiente por personal calificado, asegurando así el correcto funcionamiento.

• Si percibe olor a gas de alguna estufa o cualquier otro aparato, no encienda ni cerillas ni mecheros, ventile la vivienda y cierra la llave del gas.

• Las velas también pueden ser peligrosas. No las deje nunca encendidas si no se encuentra en la habitación o bajo su supervisión.

• Leer las recomendaciones de los fabricantes de aparatos como mantas térmicas, estufas eléctricas y/o equipos de aire acondicionados es importante para reducir riesgos.

La mayoría de estos siniestros pueden prevenirse siguiendo estas simples instrucciones. Si tiene una emergencia llame de inmediato al número telefónico de Bomberos 104 o al 9-1-1.
                                                          vea informe especial