.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

jueves, 8 de junio de 2017

Precaución. Muy bajas sensaciones térmicas pueden afectar a trabajadores rurales.

Las consecuencias para quienes no cuenten con el debido resguardo y se expongan a la intemperie “por períodos prolongados” pueden ser “hipotermia, crisis respiratorias y/o circulatorias”.


TodoElCampo – El meteorólogo Diego Vázquez Melo emitió un comunicado sobre temperaturas y sensaciones térmicas muy bajas para el sur del país. La mayor vulnerabilidad la sufren las personas que viven en situación de calle, los evacuados, familias que viven en viviendas precarias y trabajadores de la construcción y del medio rural.






El pronóstico del reconocido meteorólogo señala que se registrará “invasión de aire frío, asociada a vientos algo fuertes, con rachas fuertes, del suroeste al oeste, generando muy bajas, persistentes y peligrosas sensaciones térmicas”.

"Al impacto principal del viento y, en áreas de la piel no protegidas, podrían registrarse: a) sensaciones térmicas iguales o inferiores a 0°C, durante la ocurrencia de la temperatura mínima; b) sensaciones térmicas iguales o inferiores a 5°C, durante la ocurrencia de la temperatura máxima”.
Tal pronóstico es válido para “la noche del jueves 8 y hasta la madrugada del sábado 10 de junio de 2017, aproximadamente”.

LA MITAD SUR DE URUGUAY.
Las zonas afectadas serán “principalmente la mitad sur del Uruguay, con énfasis en zonas costeras”, precisó Vázquez Melo.

Las consecuencias para quienes no cuenten con el debido resguardo y se expongan a la intemperie “por períodos prolongados” pueden ser “hipotermia, crisis respiratorias y/o circulatorias”.

El riesgo mayor es para aquellas personas que viven en situación de calle, los evacuados o desplazados de sus hogares por crecidas e inundaciones, las familias que viven en viviendas precarias (asentamientos irregulares), los trabajadores rurales y de la construcción.

El meteorólogo recomienda que se asegure “la adecuada disponibilidad y provisión de elementos de calefacción” como supergas, leña, etc. “con la suficiente anticipación”.

Los “hogares precarios que queman diferentes materiales para calefaccionarse” deben “extremar cuidados para evitar accidentes, con potenciales quemados y/o fallecidos”, concluye.