.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

martes, 13 de junio de 2017

Tres personas procesadas sin prisión por el robo de una moto.

La justicia determinò el procesamiento  sin prisiòn  de tres personas  por un delito de hurto especialmente agravado ,imponièndoles arresto domiciliario nocturno.


El patio de una vivienda en la localidad de Castillos  fue  utilizado para desmantelar ilegalmente las piezas de  una motocicleta 125 cc tras ser robada.Los delincuentes pretendían  con esos objetos reparar otro ciclomotor.

Aquellas piezas que no les servían  ,cuadro y motor fueron arrojados a un descampado.

 Esta maniobra delictiva fue descubierta tras la investigación llevada adelante por personal de la seccional cuarta de Castillos.









Práctica común

Un vecino de la localidad ,señalò a Rochaaldìa que se torna una  práctica común que se genera por lo rentable que resulta vender las piezas de motos  en lo que define "mercado negro."

Aseguró que muchas veces la gente no denuncia el robo de su moto y eso hace que este delito aumente cada día.

Desde el propio comando jefaturial  advirtieron continuar con las investigaciones.

Debemos recordar que el  operativo de control de motos “Aruera” que llevò adelante el Ministerio del Interior cerró el año 2016 con 173.104 motos intervenidas, de las que se incautaron 11.399, en 31.263 controles realizados en todo el país.

El pasado año se cerró con un total de 31.263 operativos de control de motos. En el marco del "Aruera", la Policía intervino 173.104 motos y ciclomotores, donde 11.399 de ellas fueron incautadas.

Asimismo, 2.130 personas fueron detenidas por diferentes irregularidades al conducir, ya sea por la falta de documentación o no estar en condiciones, por contravenir la reglamentación del tránsito, porque el vehículo estaba requerido o ellas mismas eran buscadas por las autoridades. Además 336 motos que habían sido robadas fueron recuperadas por los efectivos del aruera.


Legislación vigente

Algunas falencias legislativas facilitan la existencia de un mercado negro de vehículos en nuestro paìs. Entre ellas, que no existe la obligatoriedad de registrar la compraventa de un vehículo usado.

A esto se suma que no existe un organismo de carácter nacional para automotores, lo que dispersa la información sobre los vehículos en distintas oficinas, y que las intendencias empadronan y reempadronan vehículos según su normativa propia.

¿Cuál es la consecuencia? Una mayor facilidad para evadir la acción policial al no poder seguir el rastro de vehículos empadronados en diferentes departamentos, dificultades para ubicar el vehículo y la existencia de los denominados autos “gemelos” –es decir, la colocación en el mercado de un auto con los papeles adulterados –, entre otras. La falta de registros de compraventa es particularmente alta entre las motos, lo que conlleva a que la gran mayoría de estos vehículos que circulan por la calle no estén registrados a nombre de su propietario.