.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

martes, 9 de octubre de 2018

Punta del Diablo :El apoyo se determina “en función de quién es más débil” y no de los oportunistas.

En su columna semanal en M24 el Intendente de Rocha, Aníbal Pereyra, se refirió a la inmediata respuesta institucional y la solidaria respuesta popular brindadas, desde el Estado y la sociedad rochense, a las familias y personas damnificadas por las inclemencias climáticas registradas en la madrugada del lunes 1 de octubre.

Pereyra reseñó lo sucedido “sobre las 2” de la madrugada de ese día “en una zona de nuestro Departamento de Rocha” cuando allí “se dio un evento climático” que durante “todo el fin de semana estuvo castigando a muchas zonas del país” y que en Rocha afectó especialmente “a Punta del Diablo” con una “granizada fuerte” que duró “aproximadamente 8 minutos” de acuerdo “al relato de los vecinos”.





Ese evento produjo “un destrozo” de proporciones en una cantidad  “importante de fincas” construidas con “techos livianos” y “techos de dolmenit”, es decir que perjudicó severamente a “las familias más humildes” y “más castigadas”, que sufrieron además “inundación de muchos centímetros de agua dentro de las viviendas”, tratándose de “situaciones que pudimos comprobar a las pocas horas”, describió.

El Intendente destacó la existencia y eficiencia de “mecanismos previstos de respuestas” rápidas y efectivas “por el Sistema Nacional de Emergencia” (SNE) e instrumentadas “a las pocas horas de conocidos los hechos”, así como de otras “actuaciones en el momento” y dirigidas “a trasladar vecinos” que no podían estar en sus casas, tarea a la que no fue ajena “la solidaridad” simultánea de otros vecinos y pobladores.

Ya desde “las primeras horas de la mañana” estuvo trabajando “el coordinador del Sistema Departamental de Emergencia en el territorio”, añadió Pereyra, quien “estaba viajando a Buenos Aires” para participar en “la Feria Internacional de Turismo” con el objetivo de promocionar a Rocha como destino turístico de cara a la próxima temporada estival.

Entre tanto, en el área de Punta del Diablo, “en seguida de mediodía estaba llegando al lugar la atención a la emergencia más importante” materializada en “colchones, abrigos y otros elementos que las familias necesitaban” para cubrir sus necesidades más urgentes, estableciéndose al mismo tiempo “un mecanismo para que las familias llamaran y plantearan la situación puntual de cada uno”.

“Al día siguiente”, o sea el martes de mañana, estaba en marcha otro dispositivo de emergencia “con el Mides” para que “cada una de las familias” fuera relevada en cuanto a su situación y requerimientos. Y también “el martes, el SNE dispuso 250 chapas” que ya “el miércoles de mañana se empezaron a distribuir” entre quienes las necesitaban, cantidad que luego fue duplicada. “Se están entregando en el entorno de las 500 chapas” para rehacer los techos destrozados por la granizada, precisó.

Por todo ello, el jefe de gobierno resaltó la capacidad de acción de “un andamiaje que se movilizó rápido”, desplegando “respuestas” inmediatas que “fueron en función de la necesidad de las familias” al punto de que “ya hay viviendas con el techo colocado”, realidad en construcción permanente desde la misma “sociedad” y a través de su “solidaridad” efectiva.

“La buena intención, la buena disposición de la gran mayoría de los ciudadanos tiene que seguir siendo un eje que nos motive” a seguir bregando por la edificación de una sociedad asentada en valores positivos, lo opuesto a “algunos que se inscribieron y tenían emprendimientos turísticos”, contrastó Pereyra, puntualizando que “los apoyos” estatales se determinan “en función de quién es más débil” y no de los oportunistas.

Fuera de los severos perjuicios sufridos por todos esos vecinos, principalmente en los techos, “solo una vivienda” debe ser construida nuevamente por haber quedado virtualmente arrasada por el clima, y “esa vivienda se va a construir con los vecinos” ayudando y por decisión de ellos, quienes así demuestran “la ética, el compromiso, la solidaridad” que deben guiar las acciones cotidianas de cada cual y del Estado como tal.

Con ejemplos como éste de Rocha en torno a Punta del Diablo, “la mayoría de nuestro pueblo” desarrolla una acción comprometida con sus semejantes que “tira por tierra” la efímera y repudiable búsqueda de “un rédito pírrico” exhibida, sin vergüenza, por unos pocos especuladores que buscan medrar “con las desgracias” de los damnificados, contrastó el dirigente del MPP.

“No todo es comprable, no todo es corruptible (…) Esos valores los podemos tomar de la gente más humilde, la más cascoteada”, valoró.

M24