.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

lunes, 21 de diciembre de 2015

Guardavidas chantajean y presionan al estilo "mafioso", dijo Pereyra.

El intendente de Rocha, Aníbal Pereyra, dijo que en 13 días intentará armar un servicio de seguridad para las playas, luego de que fracasara el acuerdo con la Asociación de Guardavidas.


Según Pereyra, a los integrantes de la Asociación no les sirvió ganar unos 42.000 pesos nominales durante ocho meses, cuando brindan el servicio efectivamente solo dos meses y medio. Además, los acusó de presionar al estilo "mafioso" a los que intentan unirse al nuevo servicio que prepara la Intendencia. En ese sentido, aseguró que en la carta de renuncia de un inscripto, el renunciante argumentó que declinaba de su aspiración para conservar su integridad física.

Cuestionó también que se chantajee a la opinión pública y recordó que los guardavidas trabajan hasta las 18.00, que es la hora en la que hay más gente en la playa. 






En ese sentido, apuntó que mucha gente se baña en lagos, ríos y lagunas y sugirió que esos bañistas no le preocupan a la Asociación de Guardavidas, porque son "pobres".

Se creen dueños de los servicios y están presionando y chantajeando con la vida de la gente, afirmó.


El jefe comunal dijo que siempre han reconocido la calidad del servicio que ahora se corta, pero que no pueden contratarlos todo el año. "En estos diez años anteriores, con la administración del Frente Amplio en Rocha, las características del servicio mejoraron notoriamente. Y se pasó de 76 guardavidas en 2005 a 130 en la última temporada".