.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Pereyra:“No me importan los costos políticos."

La Intendencia de Rocha ordenó la demolición de 47 fincas de la faja costera de Aguas Dulces, dañadas por el último temporal. 

El jefe comunal, Aníbal Pereyra, sostuvo que hay resistencia en los vecinos y que en el fondo hay especulación inmobiliaria. “Estamos planteando limpiar lo que se cayó y lo que está afectado sacarlo, en esa primera línea voy a estar y no me importan los costos políticos”, afirmó.






Señaló que la justicia dio “el visto bueno” a la resolución recientemente emitida por la comuna para prohibir la reconstrucción y que no se trata de demoler sino de recuperar el espacio público. “Lo que se llevó el mar, se llevó el mar y no se construye más”, dijo.

La primera ordenanza para desalojar los terrenos fiscales ubicados en la franja costera del balneario datan de 1979. Los vecinos sostienen que de acuerdo a la Ley de Ordenamiento Territorial la intendencia debería haber reorganizado los asentamientos y señalan que si bien hay morosidad los propietarios pagan contribución inmobiliaria.
ESCUCHE EL INFORME

fotoGobierno de Rocha