.status-msg-wrap {visibility:hidden;display:none;}

martes, 4 de julio de 2017

Plebiscito por la Igualdad y la Libertad. ¿De qué lado están?

Recibimos Publicamos

En una sorprendente e inesperada misiva distribuida en las redes sociales, un diputado suplente del Frente Amplio de nombre Herman Alsina, hizo una encendida defensa de la ley que promovieron los bancos y las financieras.

De manera descarada,entre otras cosas,dice que quienes impulsamos el plebiscito contra la ley de inclusión financiera obligatoria “tememos el control” del Estado y que lo único que obtiene la gente cuando va al supermercado con la tarjeta, son beneficios…Es tan liviano y ridículo lo que dice, que me vuelve a generar preocupación que los uruguayos tengamos representantes de esta clase en el Palacio Legislativo.





En primer lugar, si el Estado no ejerce control efectivo será porque no quiere. ¿Somos poco más de 3 millones de habitantes y la DGI no puede contra la evasión? Parece broma. Los trabajadores y los pequeños comerciantes sufren la cada vez más pesada presión fiscal.

En segundo lugar, nosotros no estamos contra las tarjetas. Nosotros decimos sí al uso de tarjetas y decimos sí al uso de efectivo: por eso decimos No a la ley de inclusión financiera obligatoria, una normativa que va contra el uso del dinero que los uruguayos ganamos honestamente y que tenemos derecho a utilizar.

En tercer lugar, y para conocimiento de dicho legislador y de algún otro desprevenido, nosotros no impulsamos un plebiscito para anularla ley:impulsamos la aprobación de un plebiscito para que el pueblo, con su voto, decida aprobar o no una reforma de la constitución que impida toda medida autoritaria como esta normativa, que nos obliga a bancarizarnos y a perder el poder cancelatorio del dinero.

 “¿Qué quiere decir esto?” (Se preguntará quizás el legislador suplente del Frente Amplio)Quiere decir que el consumidor, el pueblo que va de compras a un almacén, el pueblo trabajador que va a un comercio de barrio cualquiera, por ejemplo, pueda recibir los mismos o mejores beneficios pagando en efectivo que con tarjeta. Quiere decir que no tiene por qué estar preso de planes de pago y cuotas para endeudarse. Quiere decir que no tiene por qué tener siempre como intermediario de sus gastos a una entidad financiera, que gana dinero por esa intermediación obligatoria.

Los que nunca faltan…

Los uruguayos somos un pueblo fuerte y hay causas que nos unen más allá de banderías partidarias.Muchas instituciones, entidades y asociaciones se están sumando y distribuyen planillas para recolectar firmas, pero además, infinidad de dirigentes y militantes de distintos partidos adhieren a esta causa, que es en defensa del pueblo. Blancos, Colorados, Independientes y Frenteamplistas ya están trabajando con nosotros con este objetivo común.

En Rocha, puedo citar el caso del ex alcalde de La Paloma, Alcides Perdomo, un vecino muy respetado y querido, que ya hizo público su compromiso y sobre quien nadie puede negar su adhesión a principios progresistas ni su vida militante dentro del FA). Cito este ejemplo para que quede claro que no todos los frenteamplistas son como Herman Alsina.

Esta situación y otras similares me hacen pensar que sólo hay cuatro tipos de personas que pueden defender la ley de inclusión financiera obligatoria: 1) los funcionarios de alto rango del gobierno que están cómodos en sus despachos con aire acondicionado y le hacen los deberes a los bancos;2) los ricos, que esto no les afecta en nada y hasta puede beneficiarlos;3) los aplaudidores, que siempre cumplen esa función dentro de las filas del oficialismo;y 4) los que no saben ni comprenden nada.

Es cierto que todavía no sé dónde ubicar al diputado suplente del FA Herman Alsina, pero seguramente entraría a la perfección en una de las dos últimas categorías…

De qué lado estar
Esta causa es en defensa de la libertad y a favor del pueblo. ¿Qué harán los que dependen de su pequeña economía familiar, los artesanos, los pequeños comerciantes que viven al día con el efectivo y que reciben pequeños descuentos de sus proveedores y con eso van tirando?

¿Por qué un jubilado, después de trabajar toda una vida, tiene que explicarle a un funcionario del banco por qué quiere retirar toda su jubilación?

¿Por qué cuando dos uruguayos acuerdan un alquiler, si el pago de ese alquiler no pasa por un banco (y se hace en efectivo) uno de ellos pierde el derecho a ir a la justicia en caso de surgir diferencias?

Los uruguayos hemos demostrado muchas veces que no toleramos los estados policiales, que defenderemos la libertad a toda costa. Esta recolección de firmas no se detiene ante nada y seguirá, departamento por departamento, pueblo por pueblo, barrio por barrio y casa por casa. Nos toca defender un bien sagrado: la libertad.

Cada uno tiene el deber de definir de qué lado está.

  Martin Rodriguez Croucciee
Presidente Centro Comercial e industrial  de Rocha